Por qué comer ecológico puede marcar la diferencia: la importancia de una dieta verde

Desde hace ya algunos años, la conciencia sobre la buena alimentación parece haber llegado a nuestras vidas para quedarse. Desde las instituciones oficiales como la OMS destacan ya la gran importancia que tiene contar con una alimentación basada principalmente en alimentos de origen vegetal en nuestro día a día. 

Y, en este sentido, parece que la divulgación científica ha llevado a cabo su papel, ya que llevar una buena alimentación ecológica es ya una prioridad para muchísimas personas en el mundo. Este nuevo estilo de dieta saludable, que desplaza los alimentos animales a un consumo mínimo y prioriza siempre los alimentos naturales provenientes del mundo vegetal es, ahora mismo, una forma de excelente de evitar todo tipo de enfermedades asociadas a la alimentación, como puede ser la diabetes. 

Así, nace esta nueva línea de prioridad sobre los alimentos vegetales y ecológicos, que cuenta con enormes beneficios para nuestro organismo y que nos puede ayudar a llevar una vida más sana y proactiva.

El peligro de los alimentos de origen animal

A pesar de lo que podamos pensar, la dieta a base de alimentos de origen animal es una dieta que, al menos en Europa, se da desde hace relativamente poco tiempo. El acceso a los productos de origen animal siempre ha sido bastante más difícil que a los alimentos de origen vegetal, principalmente por su precio. 

No obstante, desde hace unas décadas hasta ahora, con la proliferación de las macrogranjas de cría de animales como vacas, cerdos o pollos, lo cierto es que el precio de estos alimentos se ha reducido (junto con su calidad) y se han vuelto alimentos muy accesibles para la población. 

A raíz de aquí, un consumo de alimentos de origen animal que antes era anecdótico o esporádico, ahora se ha vuelto la base de la dieta para muchas personas. Por suerte, cada vez se divulga más acerca de los peligros de incorporar, sobre todo las carnes rojas y procesadas, a nuestras dietas y se promociona el consumo de vegetales como parte indispensable de la dieta. 

Los alimentos vegetales, la base de todo

Después de varios años con los alimentos de origen animal copando todo el mercado y la mayor parte de las dietas de todo el mundo, hoy en día ya existe una preocupación entre la población por comer cada vez menos este tipo de productos, priorizando los de origen vegetal. 

Los alimentos de origen vegetal deberían ser la base de toda alimentación, ya que, por sí mismos, aportan todas las necesidades nutricionales que nuestro cuerpo necesita para mantenerse sano, joven y fuerte. A pesar de lo que se pueda pensar, las proteínas de origen animal no son en ningún caso más interesantes que aquellas que provienen, por ejemplo, de las legumbres o la soja.

Por este motivo, muchas personas han optado por cambiar su dieta basando, al menos una gran parte de sus platos de comida, en alimentos de origen vegetal. En este sentido, hay personas que simplemente han optado por priorizar el consumo de estos alimentos, desplazando por completo los de origen animal, y otras personas que han, simplemente, reducido su consumo. 

Eso sí, está claro que los seres humanos necesitamos alimentarnos de vegetales para poder estar sanos y recibir, de estos alimentos, la cantidad de vitaminas y minerales necesarios para cuidar, entre otras cuestiones, de nuestra salud y de nuestras defensas.

¿Por qué es bueno consumir productos ecológicos?

En esta misma línea del consumo de alimentos de origen vegetal surge, para muchas personas, otras preguntas. Y es que, ¿es lo mismo comer una lechuga de supermercado que comer una lechuga ecológica? La respuesta claramente es no. 

La comida ecológica supone dar un paso más allá en el tema de la alimentación, tomando conciencia, no solo de qué alimentos ingerimos en nuestro día a día, si no de dónde vienen estos productos o qué estándares de calidad manejan. 

Los productos ecológicos cuentan con una serie de ventajas que, sin duda, inclinan la balanza cara su consumo. Por un lado, este tipo de vegetales provienen de una tierra viva y sana, en la que no se utiliza ningún tipo de sustrato con componentes químicos ni se altera la composición de los alimentos por el uso de plaguicidas artificiales. 

Por otra parte, los alimentos vegetales de origen ecológico, al estar fertilizados de manera natural, cuentan con más cantidad de vitaminas y nutrientes, lo que nos permite consumir alimentos de mayor calidad. 

Además de todo esto, al tratarse de agricultura ecológica, los alimentos no se tratan ni con conservantes ni con otros aditivos que, en muchas ocasiones, alargan la vida útil del alimento, pero son perjudiciales para la salud. 

Finalmente, como última gran ventaja, hay que tener en cuentan que los alimentos ecológicos son también mucho mejores para el medio ambiente, ya que reducen el impacto de la agricultura de la zona y emiten muchísima menos cantidad de CO2 a la atmósfera. Además, al no llevar aditivos ni conservantes, estos vegetales son perfectos para el consumo de kilómetro cero y de temporada, reduciendo también el impacto en el medio de los grandes invernaderos. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*