Aceite de oliva a buen precio y a domicilio

Comprar aceite de oliva es un acto sencillo y cotidiano, pero puede ser la oportunidad de vivir una gran experiencia con su apropiada elección, en la que se aprecien las diferencias y matices en toda una gama de ofertas.

Saber dónde y cómo se elabora, de dónde proceden las aceitunas y cuál es su variedad, forma parte de todos los aspectos que influyen a la hora de decidir cuál es el que más conviene adquirir.

Qué influye en la calidad del aceite de oliva

Son varios los factores que intervienen de manera directa en la calidad y tipo del aceite de oliva. Algunos son controlables y otros no. En cualquier caso, el cliente debe tener presente la información detallada al respecto.

En lo que forma parte de la cadena de comercialización de ese producto, es también importante tener la suficiente información para saber donde comprar aceite de oliva a buen precio y con la calidad que nos merecemos. Existen empresas especializadas, como Mi Aceite a Domicilio que trabajan bajo estrictos procedimientos de calidad a fin de facilitar al cliente un aceite de oliva virgen extra de sabor inconfundible.

Esta empresa, en su proceso de elaboración distingue entre varias etapas, comenzando por los factores de tipo agronómico del fruto que le da origen: la aceituna.

La luz y la cantidad que de ella reciben esos frutos es esencial. Quienes la cultivan saben que poca luz no es conveniente. Permitir que reciban suficiente luz es lo más aconsejable para obtener la más alta calidad de olivas.

Lo mismo sucede con la cantidad de agua que reciben los olivares. De esa cantidad dependerá el tamaño del fruto y será decisivo en la estabilidad del aceite, su tono picante y su amargor.

El control de las plagas que pueden afectar a las olivas es indispensable para la obtención de aceitunas de la mayor calidad. En caso de que no sean controladas apropiadamente, se alteran la acidez y en general todas las características organolépticas, lo que es lo mismo que alterar todo lo que tiene que ver con su apreciación mediante los sentidos del gusto y el olfato.

Con el mismo empeño, supervisión y cuidado, controlan las enfermedades. Si, por ejemplo, son afectadas por alguna de sus enfermedades típicas, saldrán unas aceitunas jabonosas y el aceite derivado de estas será más ácido y de coloración rojiza. Hay otro tipo de enfermedad que provoca que las aceitunas caigan antes de su maduración.

El uso de tratamientos químicos y herbicidas influye negativamente en el ecosistema y, por lo tanto, en la calidad de las aceitunas. Por eso, cada día se tiende más al cultivo de olivas en condiciones de respeto por el medio ambiente en las mejores condiciones ecológicas.

Pensando siempre en la calidad

En el mercado hay una gran cantidad de tipos y marcas de aceite de oliva. Por eso, el consumidor está obligado a conocer entre tanta oferta cuál es ese aceite que sea el más beneficioso para él y su familia o su negocio.

Siempre será ideal la combinación entre la máxima  calidad y el mejor precio aceite oliva virgen extra para garantizar que es la mejor inversión en una de las adquisiciones de productos alimenticios más frecuentes. 

No es lo mismo un aceite de oliva, simplemente llamado así, que un aceite de oliva virgen extra. Del primero debe saberse que es el conocido como lampante o no apto para el consumo, y debe ser sometido a un proceso de refinación para que sí pueda ser consumido.

En cambio, el aceite de oliva virgen extra como el que comercializa Mi aceite a Domicilio se obtiene de un proceso de medios físicos y mecánicos tradicionales que no alteran su calidad en ningún aspecto. En su coloración misma puede notarse la diferencia, que oscila entre el verdoso dorado y el amarillo verdoso.

Mucho depende la calidad del aceite virgen extra de que se lleven a cabo con eficiencia y corrección todas las etapas del proceso que debe cumplirse hasta llegar al mercado.

Desde el cultivo y recolección de las aceitunas, pasando por su elaboración, almacenamiento, envasado y transporte, el aceite de oliva virgen extra es de mayor exigencia y por eso su precio no puede ser el mismo que el de los aceites comunes.

A pesar de todos esos controles y cuidados en el proceso de producción, el aceite de oliva virgen extra es sometido a la cata y a un análisis químico para determinar su calidad.

En la cata se cumplen más o menos los mismos patrones que en la del vino, con sus respectivas diferencias, y se le califica entre 1 y 9. El análisis químico contempla varios aspectos: niveles de humedad e impurezas, acidez, absorbancia de rayos ultravioleta e índice de peróxidos.

Al estar al tanto de todos estos aspectos y detalles del aceite de oliva virgen extra, podemos ser consumidores más conscientes y bien informados y no lanzarnos de primera y adquirir cualquier aceite de oliva tan solo porque su precio es un poco menor. En el aceite de oliva virgen extra hay una verdadera relación de precio y calidad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*